10 de diciembre de 2023

Apalancado

Lo más coherente e incoherente del mundo

El lado “B” del modelo educativo asiático

En muchas ocasiones se resalta la rigidez del continente asiático, primordialmente el lejano oriente, para explicar que esta forma de cultura es la que se encuentra detrás del éxito económico de sus países; se enarbola con bombo y platillo la disciplina que muestran las juventudes para cumplir con la educación en todos los niveles, pero ¿realmente es una buena opción el sistema educativo asiático?

Corea del Sur es un ejemplo de cómo se avanzó en el país durante el llamado ‘milagro coreano’ en donde hubo un crecimiento económico que superó a países que en teoría iban más adelantados, como México. Este crecimiento se evidenció en los superadores datos que se tienen sobre el número de personas que concluyen el nivel medio superior en ambos países, Corea del Sur destaca con cerca de un 40% más que México de acuerdo con la OCDE y además el país coreano es considerado como el segundo país con mejor plan de estudios a nivel global.

A pesar de lo anterior, el modelo asiático está basado en una competitividad feroz que rompe la mente de millones de jóvenes en Corea del Sur, Japón, China, entre otros. El examen de ingreso a la universidad es tan complejo que los países se detienen para mostrar que este paso es uno de los más importantes en la vida y en donde también existe el riesgo de que gran parte del patrimonio familiar se pueda perder, pues se invierte mucho en estos exámenes, generando así una tensión excesiva en donde el fracaso se transforma en deshonra. La presión social se convierte en algo tan fuerte, que se registra un alto número de suicidios en estos países 

En Hong Kong se ha registrado una tasa tan alta de suicidios que se considera la segunda causa de muerte entre los jóvenes en edad de cursar la universidad. La cara “A” del éxito es muy común en la prensa, mientras que la “B”, en donde miles pierden sus ilusiones, se oculta constantemente.

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados.